viernes, 27 de agosto de 2010

Mitad

Me encuentro en mitad de un pasillo, infinítamente largo. Echo la vista hacia atrás. Sólo veo sombras que vienen y van intentando cruzar la línea que separa mi presente y pasado. Me planteo cosas inútiles, estúpidas y sin sentido.

Soy consciente de que todavía esos fantasmas pueden meterse en mi cabeza y hacer de mi otro espectro.
Sigo echando de menos a quien me hizo tanto daño. Pero miro hacia delante y veo luz. Luz en unos ojos. Luz en unas manos que se mueren por arroparme, por tocarme. Lo sé, soy así de estúpida. Avanzo un paso. Me detengo. Vuelvo hacia atrás. Miro mis pies pidiéndoles consejo, pero sólo tengo silencio. No me detendré en el camino. No retrocederé, a no ser que me obliguen, que me tiren de la camisa y me abracen fuerte para no dejarme escapar nunca más.

No guardo rencor, ni odio, ni ira. No queda nada malo en mi. Si algunas de esas nítidas sombras me necesita, aunque sólo sea para... algo, estoy segura de que sabrá donde encontrarme =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario